Las sesiones infantiles y/o en familia son las más naturales y espontáneas ya que son momentos en familia llenos de complicidad en un ambiente relajado. Son etapas que no volverán a repetirse. El tiempo pasa muy deprisa y esos momentos merecen ser recordados. Las fotos las podemos hacer en cualquier época del año. En pleno invierno podemos disfrutar de una sesión de fotos en la montaña, en el campo o en una playa vacía.