The Battochi's en la playa de Calp

¡Hola! ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido el verano? ¡Espero que muy bien! Ya estamos en septiembre y parece mentira. El tiempo pasa rapidísimo y sobretodo los veranos. Aun nos quedan días de calor y si tenemos algún hueco podemos seguir disfrutando de la piscina o de la playa y del sol. Al llevar unos días con menos calor, refrescando por las noches, pudiendo dormir sin ventilador,¡por fin!, parece que el verano haya acabado de golpe, pero no, por lo menos en la zona que yo vivo, Calp, aunque más calmado sigue habiendo turistas y ambiente de verano.

 

Hoy os quiero enseñar la sesión completa que hice hace casi dos meses a los hermanos Pablo, Martina y Gonzálo. Con esta sesión hacemos ya ¡¡7 sesiones!! y lo que nos queda, Susana, la mamá de estos modelazos, ya está maquinando la octava sesión que tiene pinta de ser muy prometedora.

Esta vez vinieron a Calp, queríamos una sesión playera y allá que vienen ellos cargados de atrezzo, ¿cómo no?.

Cuando empezamos la sesión los mayores, Martina y Pablo, estaban muy serios, no estaban sueltos como el pequeño, Gonzalo, que apunta maneras, ¡no paraba quieto!

El primer look de los chicos era de Mi Canesú, quedaba súper bien con la arena de la playa que está al lado del Conjunto Termal de la Muntanyeta. Me gusta hacer fotos aquí, hay una especie de mini duna salvaje y da mucho juego. Susana trajo un tipi que quedaba muy bonito pero no le pudimos sacar el máximo partido ya que ellos no estaban mucho por la labor. Yo no se que pasa con estos niños, empezamos con muy mal pie pero después terminamos con unas fotos muy chulas, como siempre les digo a los padres de 'mis modelos', tranquilos, que aunque parezca que no, pero están saliendo fotos chulas.

Las pulseras que llevan son de Noetxell BCN, son muy finas y quedan muy bien con el bronceadito del verano.

Con esta serie de tres fotos de ellos tirando de la cuerda me parto, realmente se 'picaron' a ver quien tiraba más y Gonzalo, el pobre, terminó por lo suelos. Las caras de Pablo son...jaja

Con esta guitarra tan molona que trajeron pude hacer muy pocas fotos, pero Gonzalo se creía Jimi Hendrix y después de 'tocar' quería romper la guitarra contra las rocas, como una auténtica estrella. Mientras Pablo, más tranquilo, intentaba afinarla.

Cambiamos de look a uno de Baby París, aquí empezamos a soltarnos un poco, aunque es muy complicado coordinar a los tres, aunque casi siempre, por no decir siempre, las mejores fotos son las que los pillas cuando están a su bola, más espontáneas y reales. Por ejemplo, Susana trajo estos barquitos de papel y en ningún momento les dije qué tenían que hacer.

Me hace gracia, por que en las fotos parece que todo fue idílico, que hacían caso a todas las indicaciones, pero no fue así, salvo en algún momento como por ejemplo en la foto que sale Pablo con el catalejo de papel de periódico. 

Aquí abajo podéis ver unas fotos muy dulces, cuando Martina va a darle un beso a su hermano mellizo y él se pone colorado, me pareció muy tierno.

Queríamos hacer fotos con los pomperos sin abrir porque son con forma de helado, muy monos, pero no hubo manera, los niños nada más verlos quisieron abrirlos para empezar a soplar. Hacía aire y apenas se aprecian las pompas, pero Pablo hacía un montón!

Con el segundo look de Baby París hicimos unas pocas fotos en la playa y pasamos a un espigón llamado La Puntera. Susana lo había visto en anterior sesiones que había hecho y se enamoró. Le gustaba con una luz específica, que era con el cielo nublado, pero como ese día no se nubló, tuvimos que esperarnos a que el sol se pusiera.

En esta segunda parte, ya estaban más sueltos, empezaban a obedecer, estábamos todos más relajados y Martina se soltó la melena, y como se la soltó, jaja!

 

Como siempre quiero darle las gracias a Susana por confiar en mi y dejar a sus tres tesoros en mis manos.

Os dejo el resto de las fotos, espero que os gusten, si tenéis algo que decir dejadlo en comentarios y hasta el próximo post!!! Ciao! Gracias por leerme! ;)

Escribir comentario

Comentarios: 0